IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

Los combustibles fósiles son un tema clave mientras el PSC decide la expansión de la capacidad de Georgia Power

Quienes se oponen a una solicitud de Georgia Power para un aumento significativo en la capacidad de generación eléctrica plantearon una serie de objeciones a la propuesta durante varias rondas de audiencias ante los reguladores estatales de energía.

Pero sus quejas se reducen a dos cuestiones: quién va a pagar para construir esa capacidad adicional y si Georgia Power debería aumentar su dependencia de los combustibles fósiles en un momento en que podría invertir más agresivamente en energía renovable.

La Comisión de Servicios Públicos de Georgia (PSC) votará el 16 de abril sobre la solicitud de la empresa de servicios públicos con sede en Atlanta de 6.600 megavatios de capacidad adicional, frente a sólo 400 megavatios que la empresa pronosticó que necesitaría hace apenas dos años.

La empresa de servicios públicos cita un crecimiento inesperado en la demanda de electricidad, particularmente entre los grandes clientes industriales, incluidos los centros de datos, como motivo de la solicitud.

"El extraordinario desarrollo económico que estamos viendo en Georgia ha creado la necesidad de capacidad de generación adicional mucho antes de lo que nadie esperaba", dijo el jueves Steve Hewitson, abogado que representa a Georgia Power, a los miembros del PSC.

Georgia Power y el personal de defensa del interés público de la comisión llegaron a un acuerdo el mes pasado que describe las fuentes que la empresa de servicios públicos podría utilizar para producir la capacidad de generación adicional que está buscando.

Representantes de grupos ambientales y de defensa del consumidor, incluidos algunos que firmaron el acuerdo del mes pasado y otros que no, apoyan partes del acuerdo que exigen ampliar la capacidad de almacenamiento de baterías mediante la construcción de proyectos en la Base de la Fuerza Aérea Robins, cerca de Warner Robins y Moody Air. Base de la fuerza cerca de Valdosta.

Esos proyectos generarían 500 megavatios de energía, menos que los 1.000 megavatios propuestos por Georgia Power. Según el acuerdo, los otros 500 megavatios se obtendrían a través de una solicitud acelerada de propuestas que emitiría Georgia Power.

“Esa es la energía del futuro”, dijo sobre el almacenamiento de baterías Jennifer Whitfield, abogada que representa a la organización sin fines de lucro Georgia Interfaith Power and Light. "Hacia allí nos dirigimos".

El acuerdo entre Georgia Power y el personal de la comisión también exige recursos energéticos distribuidos nuevos y ampliados, como energía solar en tejados, e iniciativas de respuesta a la demanda en las que los clientes aceptan voluntariamente reducir el uso de energía durante los períodos de máxima demanda.

Lo que no les gusta a los oponentes del acuerdo son los planes para aumentar el uso de combustibles fósiles mediante la construcción de tres turbinas alimentadas por gas natural o petróleo en Plant Yates, cerca de Newnan, y la celebración de acuerdos de compra de energía (PPA) para petróleo y gas de Mississippi Power. una empresa hermana de Georgia Power y Santa Rosa Energy Center LLC, con sede en Florida.

Los opositores argumentaron el jueves que ni el proyecto Plant Yates ni los PPA son necesarios en este momento.

"Múltiples testigos en el expediente (de audiencias anteriores) establecieron claramente que la decisión sobre estas unidades (en Plant Yates) puede esperar hasta... el próximo año", dijo Bryan Jacob, director del programa solar de la Alianza del Sur para la Energía Limpia.

"(Los PPA) comienzan antes de que haya una necesidad real en el sistema", añadió Curt Thompson, ex senador estatal que representa la sección de Georgia del Sierra Club.

La otra manzana de la discordia es cómo la construcción de capacidad de generación adicional afectaría los bolsillos de los clientes de Georgia Power.

Los funcionarios de Georgia Power dicen que los ingresos que produciría la nueva capacidad excederían los costos de construcción de los distintos proyectos. Por lo tanto, la compañía proyecta que los clientes residenciales promedio verán un ahorro de $2,89 en sus facturas mensuales desde 2026 hasta 2028.

Pero Whitfield argumentó que no hay garantías en el plan.

“Hemos buscado y buscado garantías de que los clientes residenciales y las pequeñas empresas no serán los que subsidien esta solicitud para los 51 (grandes clientes industriales) para los que está diseñada, y no lo hemos visto”, dijo.

El plan de Georgia Power también está dando a la comisionada Lauren “Bubba” McDonald motivos para dudar. Dijo que no votará por ningún plan que aumente las tarifas más allá del aumento del 52% que los clientes ya han visto luego de varios aumentos de tarifas en los últimos años.

McDonald dijo el jueves que presentará una moción antes de la votación del 16 de abril para retrasar la implementación del plan hasta después de las elecciones de noviembre, cuando el panorama político para los próximos años se habrá aclarado.

"Quiero saber cuál será el futuro más allá de octubre y más allá de principios de noviembre antes de poder pasar cómodamente a aumentar las necesidades de capacidad del estado", dijo.

Pero el comisionado Tim Echols dijo que ahora se siente bastante cómodo con las garantías que Georgia Power ha ofrecido en el acuerdo.

"Esto proporciona un nivel increíble de protección", dijo. “Toda la ansiedad que tenía se alivia con esto”.

Hewitson señaló que siete grupos que solicitaron participar en el caso firmaron el acuerdo, incluidos algunos defensores del medio ambiente y de los consumidores que nunca habían firmado acuerdos previos entre el personal del PSC y Georgia Power.

La compañía garantiza que no volverá y tratará de recuperar cualquier sobrecosto que pueda ocurrir con los proyectos de gas, salvo un "acto fortuito" como un tornado o una inundación, dijo Hewitson.

"La empresa es muy consciente de los aumentos de tarifas que han tenido nuestros clientes en los últimos años", dijo. "Está haciendo todo lo posible para minimizar cualquier presión sobre las tarifas sobre los clientes".